Archive | Artículos de opinión RSS feed for this section

Tornillo

23 Dec

¿El graffiti es arte o vandalismo? ¿Que es el Street Art o el arte en la calle?

La creación y aparición, hace unos días, de la obra que reproduzco, en una de las grises paredes del Polígono industrial Can Misser de Canet de Mar plantea éstas y otras interesantes cuestiones.

Quienes viven en Canet de Mar, están habituados a ver en sus calles, el graffiti de un tornillo que indica claramente que hay alguien que  quiere dejar una firma de su presencia.

Tornillo 2Tornillo 3Tornillo 1

El tornillo es un signo  nítido y elaborado que da una clara seña de identidad, aunque la mayoría de gente no sepa quién hay detrás de él y su autor no pretenda desvelarse. A algunos esta práctica sígnica, en las calles de su pueblo, les parecerá interesante, pero quizás a los más les parezca un acto de vandalismo que debería ser desvelado por la policía municipal y sancionado por incívico por el Ayuntamiento, ya que ensucia múltiples haciendas privadas.

Pero cuando este TORNILLO evoluciona y aparece como una obra de grandes dimensiones en una pared de un polígono infrausado deja de ser una “performance”, una acción y pasa a ser “arte en la calle”.

Los ayuntamientos y las asociaciones de empresarios y polígonos saben que en los últimos años de crisis han quebrado, casi antes de nacer, muchos proyectos de zonas industriales. Los ayuntamientos veían con muy buenos ojos la creación de polígonos colindantes a sus núcleos urbanos destinados a ubicar industria y servicios de economía muy diversa, ya que revalorizaban el valor del suelo y la llegada de nuevas empresas podía generar ocupación. Pero la realidad actual es que hay muchas zonas y naves industriales por ocupar y que no se vislumbra a corto plazo un auge significativo de actividad.

Es en este contexto que TORNILLO se agiganta. A parte de su interés gráfico, se convierte en elemento identitario y potenciador de un espacio e incluso de denuncia.

TORNILLO  y su tosco hombre montado a lomo es una obra de fino surrealismo  y fantasía que suscita muchas reflexiones.

Advertisements

Los Mossos d’Esquadra nunca deberían ser notícia.

19 Nov

La noticia: Los Mossos d´Esquadra agreden durante una actuación policial en Tarragona, el día de la huelga general, a un niño de trece años y a una joven que les recriminaba la acción. (Recogida por toda la prensa escrita, televisiones y redes de comunicación social).

El 14 de noviembre del 2012, algunos sindicatos, partidos políticos y otras organizaciones sociales impulsaron a la sociedad española y catalana a participar en una jornada de huelga general como expresión del malestar en el que vivimos, de la fractura social que la crisis está provocando entre todos, y para discrepar de las medidas que pretenden aplicarse para arreglar la difícil situación de injusticia social en la que estamos.

En nuestra sociedad, una jornada de huelga es un derecho democrático. Ponerla en práctica comporta usar las libertades  propias y colectivas de unos respetando el uso de libertades propias y colectivas de otros, que pueden ser altamente encontradas.

Expresarse y actuar sin violencia es una de las bases de la democracia, donde los criterios se imponen previa convicción o por la aritmética de la mayoría, junto al grado de significación de las minorías.

Una huelga general democrática permite sacar las fuerzas mayoritarias y minoritarias fuera del parlamento y contraponerlas  en la calle, pero este hecho comporta un gran riesgo, el de que los movimientos heterogéneos de masas, a veces muy difíciles de congeniar terminen confrontando con algunas expresiones violentas.

En un estado democrático la única violencia legitimada es la que pueden ejercer los aparatos policiales por acción u omisión respaldada por las leyes y dictada por el ejecutivo.

En un día de huelga general la sociedad y sus individuos deben exigirse, por convicción, el mayor esfuerzo y capacidad de convivencia. Y la policía debe estar al servicio de este objetivo. Su capacidad ha de ser de partida disuasoria, si ésta no basta ha de servir para interponerse entre las partes, para evitar y frenar confrontaciones y en última instancia reducir y controlar las agresiones y enfrentamientos.

En un día de huelga general, lo noticiable debería ser todo lo concerniente a la misma: grado de participación, reivindicaciones aportadas, perjuicios y beneficios de la misma, etc.

En un día de huelga general nunca debería ser noticiable que la policía, aunque sea por error, accidente o como hecho aislado, se convirtió en agresora, perdiendo el norte de su misión: disuadir y mediar.